jueves, 9 de septiembre de 2010

Actualidad mapuche


Vida del Mapuche en la ciudad
El proyecto de este pequeño artículo es entregar una visión de la vida del Mapuche en la ciudad, fundamentalmente en la realidad capitalina: Santiago.
Un gran porcentaje de Mapuches, por razones económicas, tienen que emigrar a los grandes nucleos urbanos (sobre todo la capital, Santiago) de Chile. ¿Cual es su realidad? ¿Sus formas de vida? ¿Cual es su comportamiento?
Indudablemente que el conjunto de todas estas interrogantes, muchos Chilenos lo desconocen. El Mapuche a partir del momento que sale de sus reducciones entra de golpe a una forma de vida que le es desconocida, y encuentra una escala de valores sociales que no corresponde en absoluto al suyo. Incluso muchos de ellos ni siquiera saben hablar el Castellano o apenas lo balbucean.
Esta primera etapa de asimilación de una nueva cultura y la integración a una nueva vida, es dura y complicada, la sociedad que encuentra no le acepta y busca todos los medios para expulsarle o marginarle. Es difícil comprender esta realidad y muchas veces se niegan estas situaciones. Los Mapuches esencialmente forman parte del subproletariado. La gran mayoría son obreros panificadores, a veces obreros de la construcción o de la pequeña o mediana industria. Las mujeres, empleadas domesticas y en casos minimos obreras. Es bueno señalar de paso que los obreros panificadores, son uno de los sectores mas explotados y peor pagados de la clase obrera en Chile. Las empleadas domesticas forman parte del elemento humano que sirve de servidumbre a la burguesia y pequeña burguesia, desde luego, en su mayoría son explotadas al máximo, con sueldos miserables y ningún tipo de seguridad laboral. Aquí surge un tipo de racismo en las relaciones laborales entre los Chilenos y los Mapuches. Consideran que su capacidad y su coeficiente intelectual le impide cumplir otras responsabilidades mas importantes.
¿Cual es la actitud del chileno frente a sus compañeros Mapuches? (nos referimos a sus compañeros de clase) en el lugar de trabajo o de vivienda y en la vida cotidiana de los proletarios y subproletarios con los Mapuches. Una actitud de rechazo. Que quede bien entendido que a nivel de otras clases sociales los problemas de RECHAZO del Mapuche son peores. Indudablemente que la burguesía y la pequeña burguesia se han caracterizado por el desprecio que siente hacia nosotros, quedando al mismo nivel que nuestros compañeros de clase. En este aspecto la ideología dominante ha impuesto un principio, incapaz de destruirnos fisicamente, obtiene con cierto exito la posibilidad de nuestra destrucción cultural (sobre todo en la ciudad).
Ese rechazo ¿Como se expresa? De varias maneras: racismo, agresividad, aislamiento, burla y violaciones en las mujeres. Citemos a modo de ejemplo expresiones que nos indican claramente esta situación: "mis indiecitos", "mis mapuchitos", o en forma mas hiriente: "indio guevón"... "indio bruto", o bien una persona morena que no corresponde al físico europeo se le conoce con el apodo de "índio" al margen del apellido que tenga. A traves de los medios de comunicación, las parodias, los chistes, los comentarios irónicos...
¿Como reacciona el Mapuche frente a estas agresiones? En un aislamiento físico y afectivo forzado, se convierte en un ser muy solitario, introvertido, susceptible, desconfiado, siempre en actitud defensiva, no tiene amigos y por supuesto no habla de su cultura, de su lengua con su familia, y generalmente los hijos desconocen todo ese mundo de miseria y humillación al tener la cultura chilena como modelo. Lejos de sus reducciones buscan una salida a su angustia cotidiana reuniendose entre ellos en cieertos lugares ya establecidos. Por ejemplo en Santiago: la Quinta Normal, restaurante de la calle Matucana y San Pablo, y otros buscan sus momentos de desahogo en el alcohol.
Bien cierto que este racismo contra el Mapuche no es solamente por su físico o color de piel, es simplemente porque representa un gran porcentaje del subproletariado y proletariado industrial y agraria. El problema es económico social. Aquí podemos ver con caracter mas amplio y comparando, aprovechando nuestro exilio en Francia, que los Mapuches son los trabajadores del norte de Africa, de las ex-colonias francesas africanas, portuguesas, etc. En España son los andaluces, extremeños y gallegos. Son todos aquellos que ejecutan los peores trabajos y son los peor pagados. Y su respuesta ante el racismo y la humillación es la misma que da el Mapuche en Chile. El racismo es un problema presente en todo el mundo.
¿Y que pasa con nosotros, hijos de Mapuche, nacidos en las ciudades, asimilados a la cultura chilena y desligados completamente de nuestros padres? Me refiero mas que nada a los hijos de padre o madre mapuche, padre mapuche y madre no mapuche o padre no mapuche y madre mapuche. En el primer caso, los problemas son los mismos, el apellido los delata. En el último, la situación varía un poco, ya que el apellido del padre los integra mas facilmente a la población chilena. Obvio, el racismo no varía, el desprecio, la agresividad comienzan en la infancia, terminando al igual que nuestros padres o quizas peor, al no sentirnos totalmente o chilenos o mapuche.
Quiero aclarar que no existe, en absoluto, revanchismo o rencor con nuestros compañeros de clase, simplemente es un testimonio de nuestra realidad. Largo es el camino a recorrer, muchas luchas que dar. Pero el pueblo Mapuche y la izquierda chilena tienen un compromiso histórico que en conjunto deben cumplir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada